A veces puede resultar confuso porque la palabra «meditación» se utiliza para categorizar todas las prácticas de consciencia (y las que son sentadas con las piernas cruzadas).

Estos son algunos puntos entre mindfulness, meditación y consciencia, explicados con metáforas.

¿Por qué metáforas?

¿Cómo le explicas el azúcar a quien no ha probado la dulzura?
La figura retórica simbólica se utiliza, no para sonar «espiritual», sino como una técnica de comunicación para una comprensión más amplia.

~ Los pensamientos, los recuerdos, las emociones son como nubes. El cielo despejado es nuestra conciencia: sin forma, espacioso y contiene la experiencia que aparece en él. ~

Mindfulness

La atención plena, o mindfulness, es prestar atención a lo que sucede en el cielo despejado: las nubes blancas o grises, los pájaros, los aviones, etc.

Mindfulness es ser consciente de este momento, estar completamente presente al enfocarse en un «objeto»: una tarea, un sonido, una sensación, la respiración o lo que hay en nuestro campo de visión.

Meditación

La meditación es ser consciente del cielo abierto, el espacio que está dentro y alrededor de nosotros. Y al igual que la atmósfera, no hay línea divisoria. Siempre está ahí.

Cuando estás presente, relajado pero atento al espacio despejado, eres consciente de tu consciencia. Es estar consciente de lo que está prestando atención a los «objetos».

Consciencia

La consciencia es el conocimiento de la experiencia.


Estamos acostumbrados a experimentar la vida a través de un lente de pensamientos como si fuéramos las nubes; haciendo de nuestra identidad su forma, color y humor.

Las prácticas de meditación y atención plena cambian nuestro enfoque fijo en las nubes y hacen del cielo abierto la experiencia.

Con la práctica, es más fácil estar atento tanto al cielo como a las nubes durante el día.

Y luego, nuestra experiencia de vida se vive a través de nuestro centro, nuestro verdadero yo.

Allí es donde sucede la «magia».

«Magia» = intuición, mayor claridad, manifestaciones, tranquilidad mental, sensación de libertad.

La práctica de la meditación no necesariamente te va a hacer sentir mejor, pero abre la posibilidad de ver las cosas con mayor claridad para encontrar soluciones.

A veces, las sensaciones, emociones e incluso recuerdos que aparecen durante una práctica de meditación son difíciles de manejar y digerir, especialmente si no las esperas. Es por eso que la gente busca profesores, instructores o entrenadores para ayudar a interpretar las nuevas experiencias que surgen durante la práctica.

¿Por qué afloran experiencias fuertes durante la meditación?

No es la meditación la que provoca nuevas emociones intensas; el entrar en un estado de autoconciencia sin distracciones da la oportunidad de mostrar y dejar salir las tensiones reprimidas acumuladas a lo largo de la vida.

La meditación es una forma de reconectarte con tu ser interior y tu cuerpo físico, y una forma de liberar viejas tensiones.
Pero mientras limpias, el polvo siempre se alborota, así que ten en cuenta que pueden surgir emociones contenidas y está bien dejarlas salir aunque no tengan una explicación inmediata.

Sea paciente, compasivo y valiente.

Activando el nervio vago podemos aumentar la energía de nuestro sistema inmunológico.

El nervio vago es el que permite relajarnos y es responsable de regular muchas funciones internas de nuestro cuerpo, así como la de nuestro sistema inmune.

“El nervio vago, el más largo de todos los nervios craneales, es el encargado de controlar el sistema nervioso parasimpático y supervisa, por así decirlo, un enorme rango de funciones cruciales para la salud, comunicando impulsos sensoriales y motores a cada uno de los órganos de nuestro cuerpo”.

Dr Navaz Habib

¿Por qué activar el nervio vago ayuda a aumentar la energía del sistema inmune?

El cuerpo esta diseñado para sobrevivir de elementos externos e internos, pero lo hace manejando la energía con un sistema de prioridades. Primero defiende y protege de problemas externos y de segundo, de los internos.

¿Por qué el sistema de prioridades de energía?

El estrés es un reflejo de este mecanismo de supervivencia externa. El cuerpo ante un peligro, instintivamente entra en la fase “lucha-huida”, activa hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina para tener la energía y la fuerza para “huir o combatir de un tigre”; aumenta los latidos del corazón, los sentidos, dilata las pupilas, manda energía y flujo sanguíneo a los brazos y piernas para correr y luchar, entre muchas otras. Es parte del programa autónomo de nuestra biología primitiva.

¿Por qué la protección interna es segunda prioridad?

El cuerpo necesita gran cantidad de energía para activar el sistema interno de defensa y de crecimiento, y también cuando entra en modo supervivencia. Nos defiende y protege de problemas externos primero y deja de segundo plano la defensa y crecimiento interna, porque primero nos salvamos del tigre y luego del virus, y luego digerimos el bistec.

¿Cómo ayuda el nervio vago a aumentar la energía del sistema inmune?

Entonces, una vez que el estrés disminuye, el cuerpo reorganiza su energía disponible y la dirige al sistema inmunológico y al sistema de regeneración o crecimiento.

Esto lo hace gracias al sistema nervioso que capta y traduce las señales del entorno, y la rama llamada nervio vago es el responsable de activar esta fase de reposo-y-digestion. El nervio vago manda señales que nos ayudan a relajarnos, balancer el flujo sanguíneo, respiratorio y muchas otras funciones de nuestros órganos. Este estado de relajación es ideal para el cuerpo dirigir la energía disponible a proteger y sanar internamente. Ya el cuerpo tiene a su disposición la energía para activar el sistema inmunológico, combatir microorganismos, células anormales, generar nuevas células linfoides, etc.


¿Cómo activamos el nervio vago?

Por medio de la respiración abdominal, profunda y suave, tenemos la capacidad de comunicar un estado de relajación a nuestro sistema nervioso. Es como el lenguaje del cuerpo de comunicar calma. Al combinarlo con la meditación, estamos uniendo cuerpo-mente en el proceso para lograr una transformación poderosa y efectiva.


¿Cuáles son los obstáculos de la práctica?

Concientizar las funciones autónomas de nuestro cuerpo nos abre un abanico de oportunidades para influenciarlas, lo que en otras palabras llaman “biohack” (esta palabra me encanta).

Pero el cuerpo, como en toda práctica de meditación, es paradójico. Hay que hacer la práctica sin expectativas, sin esperar resultados, ya que es algo que no se puede forzar, así como el retoño de una flor no se puede presionar para que florezca. Igualmente, a la planta hay que prestarle atención, regar y alimentarla. Al cuerpo, hay que darle espacio para que procese su transformación a su ritmo.  

Los efectos de la práctica a veces se sienten inmediatamente y a veces son imperceptibles. La transformación puede inclusive originarse gracias a una cadena de cambios. Los obstáculos se pueden vencer con paciencia, constancia y compasión (¡o con pasión!).

Alrededor del 2007, cuando los CD eran geniales, un extraño se enteró de mí a través de un amigo y me dio un CD de visualización para sanar mi sistema inmunológico. Con tan solo 20 años, se sentía lo suficientemente cómoda como para contarme su historia. Después de tres trasplantes fallidos, ese CD ayudó a su cuerpo a aceptar finalmente un nuevo riñón.

¡Guauu! Mi curiosidad voló. Aunque mi situación era diferente a la de ella, tuve que probar esta poderosa herramienta de visualización y ver cómo funciona. Escuché el audio todos los días por un año o mas. Necesitaba fortalecer y equilibrar mi sistema inmunológico, ya que estaba pasando por un desafío autoinmune en ese momento. En ese entonces, no sabía por qué ni cómo, pero sentí que tuvo un impacto significativo en mi salud.

El cd fue realizado por la doctora venezolana Marianela Castés. Basa su trabajo en los estudios de la psiconeuroinmunología, «una ciencia que ha demostrado cómo los pensamientos, emociones, creencias y dolencias espirituales afectan nuestro cuerpo».

Nació mi pasión por el tema. Me sumergí profundamente en temas como neurociencia y psicología, y prácticas de visualización y meditación para apoyar mi salud.

Con técnicas de visualización podemos crear pensamientos que producen emociones que a su vez producen señales bioquímicas que controlan nuestras células.

«Es posible utilizar la capacidad mental para crear imágenes ‘positivas’ que, correctamente dirigidas, ayudan a regular el sistema inmunológico y restaurar la salud». Clelia Olazo

«El cerebro controla el comportamiento de las células del cuerpo. Este es un punto muy importante a considerar, ya que culpamos a las células de nuestros órganos y tejidos por los problemas de salud que experimentamos en nuestras vidas». Dr. Bruce H. Lipton

«El sistema inmunológico y las emociones están conectados». Dr. Garbor Mate

La idea quedó conmigo durante años, hasta ahora. ¡Finalmente grabé una meditación inspirada en ese cd! Con la música de mi padre de fondo. Comenzó como un proyecto personal, pero ahora me parece valioso compartirlo con usted a través de la aplicación de meditación Insight Timer.

Sobre la visualización guiada para fortalecer tu sistema inmunológico

En la práctica de visualización guiada, entramos en el «mundo de la curación» de nuestro cuerpo para aumentar la fuerza de nuestro sistema inmunológico. Al prestarle atención a nuestro cuerpo, conectarnos con pensamientos que producen emociones de bienestar e imaginar una abundancia de células guardianas, enviamos una señal desde el cerebro a nuestro cuerpo para aumentar la energía de nuestros glóbulos blancos, linfocitos, macrófagos y células natural killers. Instruimos al equipo de defensa del sistema inmunológico para que comience a protegernos contra todo tipo de virus, bacterias, hongos, parásitos y células tumorales.

Los eventos estresantes prolongados desencadenan emociones como miedo, ira, culpa, desesperanza y depresión. Estos activan las hormonas del estrés en las glándulas suprarrenales, como el cortisol y la adrenalina, si estas emociones no vuelven a su equilibrio, “pueden enviar un mensaje de supresión al sistema inmunológico”. Por eso, estar relajado tiene una influencia positiva en nuestro sistema inmunológico.

Puedes practicar la visualización guiada para mantener o mejorar tu salud, desde una gripe hasta una enfermedad más compleja. Esta práctica no es un sustituto de tu tratamiento, sino un refuerzo. Consulta siempre a tu médico si notas alguna molestia que no reconoces.

Fuente: Inspirado en los trabajos de la Dra. Marianela Castés, por los que estoy profundamente agradecida.

Para escuchar la meditación haz click aquí.


Ya se ha corrido la voz sobre los innumerables beneficios que nos brinda la meditación si se practica consistentemente. La ciencia ha comprobado que mejora nuestra salud, sueño, enfoque, creatividad, memoria, energía, la relación con nosotros y con los demás, y hasta rejuvenece!

Pero, aunque tengamos la intensión y la necesidad de meditar, a muchos nos cuesta y lo dejamos para después. Por eso quise compartir contigo los 7 pasos sencillos que me ayudaron a meditar diariamente cuando comencé a aventurarme en esta área. Pero primero hay que entender qué nos frena a meditar para poder saber cómo negociar con la resistencia natural al cambio y a la práctica.
También quería compartir contigo un audio de meditación en español creada por el Dr. Jan Moller (mi padre!), profesor de Mindfullness de mas de 30 años, específicamente dirigida a observar, conocer y entender los pensamientos. La encontrarás al final del post.

Por qué me cuesta meditar? La importancia de entender la naturaleza de la resistencia al cambio

Algo que me llamó la atención fue ver cómo la sensación de resistencia aparecía, no solo cuando iba a meditar, sino en otras áreas de mi vida, por ejemplo, cuando quería ir al gimnasio. Para mi, y creo que para mucha gente, ir al gimnasio me ocasionaba un retorcijón de estomago y seguido de eso empezaba mi doble discurso “voy, no voy». Siempre salía una excusa valida del por qué no era el momento correcto para ir. Una de ellas, era porque estaba cansada y no quería que se me bajaran las defensas; otra, porque tenia muchas cosas que hacer para el día siguiente y otra porque se me hacia muy tarde porque me daba hambre y cómo iba a hacer ejercicio con el estomago vacío!

Es natural que nuestro cerebro sienta resistencia a una actividad que represente un cambio. No solo cambio de rutina o de habito, también de modos de pensamiento y posiblemente hasta de identidad. En el caso del gimnasio y la meditación, mi resistencia se debía también a realizar una práctica donde yo debía observarme a mi misma; verle la cara a lo que me parecía negativo de mi me producía dolor.

Según los estudio de neurociencia, «nuestro cerebro primitivo tiene como función protegernos contra el dolor y dirigirnos hacia el placer”. Para empezar, el plantearnos una nueva actividad, como meditar, implica que debemos hacer un trueque entre nuestra rutina a la que estamos acostumbrados, por una nueva. Esto demanda de nosotros un esfuerzo adicional de energía para adaptarnos. El cerebro vive estos cambios como una situación de incertidumbre y de estrés. Y el meditar es una práctica para estar presentes con nosotros mismo en el aquí y el ahora, observando, sintiendo, percibiendo y estando completamente conscientes de la experiencia de esta realidad con todos sus gamas de colores; incluyendo dolores, miedos, ansiedades, alegrías, emociones, calma, satisfacción, éxtasis, etc.

«La resistencia… es la capacidad de un sólido para resistir esfuerzos y fuerzas sin romperse o dañarse… En las ciencias sociales, la resistencia supone el rechazo de una persona a las prácticas que hasta el momento le han permitido pensar sobre sí misma”.

Entonces, por qué meditar? Es la meditación para mi?

Para serles sumamente sinceros, lo que me motivo a meditar fue que se me agotaron todas las opciones para poder lidiar con el estrés que me estaba ocasionando grandes crisis de salud, dolor físico y emocional. El estrés y las tensiones estaban drenando toda mi energía y mi cuerpo cayó en algo que se llama mal-adaptación al estrés. Yo no lograba bajar de forma natural las hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina. Por lo que tuve que buscar formas no tradicionales para ayudar a mi cuerpo a sanar y para así recuperar mi vida.

«Meditation = Medicación» 

La meditación nos ayuda a centrarnos, a encontrar esa capacidad que todos tenemos de volver a un balance natural en nuestro cuerpo, mente y espíritu. Que por nuestras costumbres de vida, estamos muy enfocados en nuestros pensamientos y dejamos el cuerpo y el espíritu a funcionar por default. El estar centrado significa estar en conciencia de todo nuestro ser como un todo.

«Meditar le da el descanso al cuerpo cinco veces más que sueño profundo y el chance de autosanar del estrés.”

Pero hay veces que es importante prestarle atención a ese freno interno, al hecho de que no nos provoca meditar. La meditación es entendida por muchos como una práctica que se realiza cuando necesitamos volver a nuestro centro, recuperar energía, tener un momento de autoconocimiento y claridad. Y es totalmente factible que no estés en el momento para meditar. Posiblemente, lo que necesitas es dormir; esto solo lo vas a saber si escuchas tu cuerpo. Igualmente, hay muchos tipos de meditación diferentes o actividades que te permiten bajar el estrés, aumentar enfoque o desarrollar tu crecimiento personal, como el mindfulness, deportes, las artes, masajes, etc. a las que puedes recurrir si te hace falta.

El renombrado psicólogo Carl Jung expresa que la resistencia, si es presentada en terquedad, puede ser una señal de alerta que a merita atención. Que la cura, la medicina que a muchos sana, no todos pueden tomar (C. Jung, “Memories, Dreams, Reflexions»).

A mi manera de verlo, la formula para comenzar una nueva practica de conciencia es teniendo curiosidad, verlo como un juego (juego honrado) y hacerlo como si uno estuviera enamorado. Con amor, uno enfrenta las experiencias con compasión y coraje.

Estrategias para comenzar a meditar 

Antes de encontrar trucos que me ayudaron a negociar con mi mente astuta, yo procrastinaba y era totalmente inconsistente con ir al gimnasio.  Yo quería y necesitaba hacer ejercicio, no tanto para verme bien, sino por mi salud. Por indicaciones explícitas de mi fisioterapeuta, era de suma importancia que yo siempre fortaleciera los músculos de mi pierna derecha después de mi parálisis en el año 2007. 

Uno de los trucos fue repetir mi “mantra” estrella, el que me idee cuando pase por mi crisis salud en el 2007. (Se puede entender por mantra como una frase mnemotécnica con poder psicológico y o espiritual que da poder). 

«Pónselo fácil al cuerpo para que se recupere”

Mi estrategia para hacer ejercicio, ponérmelo fácil para ir al gimnasio, consistió en: escoger el gimnasio mas cercano a casa o trabajo; plantearme ir solo por treinta minutos o cuarenta y cinco máximo; meterme en una clase divertida dentro del gym la primera semana que tuviera interacción con otras personas; llevarme almendras o pasas en caso de ataque hambriento.

Yo creo que si te lo panes fácil para realizar un cambio, el cuerpo y la mente soltaran un poco la tension natural que se crea por el esfuerzo extra que hay que hacer cuando comienzas algo nuevo. Luego que has creado el momentum, los resultados positivos que observas en tu vida te motivaran automáticamente para continuar meditando diariamente.

Haciendo de la meditación parte de nuestro día

Es decir, si meditar es algo que te interesa experimentar, en vez de imaginarte que tienes que hacer una hora para ver resultados, simplemente proponte como prueba: 

  1. Empieza con meditaciones de cinco minutos al día con una práctica que te atraiga.
  2. Si te sientes muy agitado o inquieta, estirarte un poco, sacude las manos y rebota suavemente como los deportistas en las olimpiadas antes de arrancar la carrera (para bajar la adrenalina).
  3. Coloca una alarma diaria a la misma hora en el teléfono que haga el trabajo por ti de acordarte.
  4. Hazlo a una hora que te sea fácil quedarte alerta (no dormirte). A mi me funcionó en la mañana, poner la alarma 5 minutos antes de la hora que debía pararme. Otra al medio día después de comer, o antes de acostarme.
  5. Prueba el plan por un mes, realiza ajustes necesarios. 
  6. Prémiate por lo logrado.
  7. Perdónate por lo que no hiciste ayer y continua. 

La buena noticia es que la ciencia ha comprobado que los beneficios de la meditación son acumulativos. Y así como los resultados de ir al gimnasio se ven reflejados en el espejo después de tres meses (yendo todos los días!), con la práctica de la meditación, tu nivel de relajación, tu energía, tu sueño, relación con tu mente, cuerpo y espíritu van a ir mejorando. Y si no observas nada, esta bien, vívelo como un experimento. Habrás tenido, en ese caso, un entrenamiento de disciplina y enfoque, que son conocimientos esenciales para alcanzar las metas de tu vida.

Recursos de Meditación y Mindfulness:

Meditación La Observación de los Pensamientos del Dr Jan Moller:

  1. Download: Dr. Jan Moller meditación La Observación de los Pensamientos – click aqui.
  2. Nota: Para guardar el audio en tu dispositivo, luego de abrir el link, haz click derecho sobre la barra gris del audio para que aparezca un menú desplegable y selecciona guardar.
  3. Para más audios del Dr. Jan Moller, meditaciones guiadas, música para meditar y cursos de Mindfulness en español podrás conseguirlos en el app Insight Timer haciendo clic aquí.
Dr Jan Moller Meditation Music
Ir a meditaciones guiadas
Entendiendo-la-resistencia-a-meditar
Entendiendo la resistencia a meditar en audio.
Te veo en la cueva!

Leer más…