Entradas

Ya se ha corrido la voz sobre los innumerables beneficios que nos brinda la meditación si se practica consistentemente. La ciencia ha comprobado que mejora nuestra salud, sueño, enfoque, creatividad, memoria, energía, la relación con nosotros y con los demás, y hasta rejuvenece!

Pero, aunque tengamos la intensión y la necesidad de meditar, a muchos nos cuesta y lo dejamos para después. Por eso quise compartir contigo los 7 pasos sencillos que me ayudaron a meditar diariamente cuando comencé a aventurarme en esta área. Pero primero hay que entender qué nos frena a meditar para poder saber cómo negociar con la resistencia natural al cambio y a la práctica.
También quería compartir contigo un audio de meditación en español creada por el Dr. Jan Moller (mi padre!), profesor de Mindfullness de mas de 30 años, específicamente dirigida a observar, conocer y entender los pensamientos. La encontrarás al final del post.

Por qué me cuesta meditar? La importancia de entender la naturaleza de la resistencia al cambio

Algo que me llamó la atención fue ver cómo la sensación de resistencia aparecía, no solo cuando iba a meditar, sino en otras áreas de mi vida, por ejemplo, cuando quería ir al gimnasio. Para mi, y creo que para mucha gente, ir al gimnasio me ocasionaba un retorcijón de estomago y seguido de eso empezaba mi doble discurso “voy, no voy». Siempre salía una excusa valida del por qué no era el momento correcto para ir. Una de ellas, era porque estaba cansada y no quería que se me bajaran las defensas; otra, porque tenia muchas cosas que hacer para el día siguiente y otra porque se me hacia muy tarde porque me daba hambre y cómo iba a hacer ejercicio con el estomago vacío!

Es natural que nuestro cerebro sienta resistencia a una actividad que represente un cambio. No solo cambio de rutina o de habito, también de modos de pensamiento y posiblemente hasta de identidad. En el caso del gimnasio y la meditación, mi resistencia se debía también a realizar una práctica donde yo debía observarme a mi misma; verle la cara a lo que me parecía negativo de mi me producía dolor.

Según los estudio de neurociencia, «nuestro cerebro primitivo tiene como función protegernos contra el dolor y dirigirnos hacia el placer”. Para empezar, el plantearnos una nueva actividad, como meditar, implica que debemos hacer un trueque entre nuestra rutina a la que estamos acostumbrados, por una nueva. Esto demanda de nosotros un esfuerzo adicional de energía para adaptarnos. El cerebro vive estos cambios como una situación de incertidumbre y de estrés. Y el meditar es una práctica para estar presentes con nosotros mismo en el aquí y el ahora, observando, sintiendo, percibiendo y estando completamente conscientes de la experiencia de esta realidad con todos sus gamas de colores; incluyendo dolores, miedos, ansiedades, alegrías, emociones, calma, satisfacción, éxtasis, etc.

«La resistencia… es la capacidad de un sólido para resistir esfuerzos y fuerzas sin romperse o dañarse… En las ciencias sociales, la resistencia supone el rechazo de una persona a las prácticas que hasta el momento le han permitido pensar sobre sí misma”.

Entonces, por qué meditar? Es la meditación para mi?

Para serles sumamente sinceros, lo que me motivo a meditar fue que se me agotaron todas las opciones para poder lidiar con el estrés que me estaba ocasionando grandes crisis de salud, dolor físico y emocional. El estrés y las tensiones estaban drenando toda mi energía y mi cuerpo cayó en algo que se llama mal-adaptación al estrés. Yo no lograba bajar de forma natural las hormonas del estrés como el cortisol y la adrenalina. Por lo que tuve que buscar formas no tradicionales para ayudar a mi cuerpo a sanar y para así recuperar mi vida.

«Meditation = Medicación» 

La meditación nos ayuda a centrarnos, a encontrar esa capacidad que todos tenemos de volver a un balance natural en nuestro cuerpo, mente y espíritu. Que por nuestras costumbres de vida, estamos muy enfocados en nuestros pensamientos y dejamos el cuerpo y el espíritu a funcionar por default. El estar centrado significa estar en conciencia de todo nuestro ser como un todo.

«Meditar le da el descanso al cuerpo cinco veces más que sueño profundo y el chance de autosanar del estrés.”

Pero hay veces que es importante prestarle atención a ese freno interno, al hecho de que no nos provoca meditar. La meditación es entendida por muchos como una práctica que se realiza cuando necesitamos volver a nuestro centro, recuperar energía, tener un momento de autoconocimiento y claridad. Y es totalmente factible que no estés en el momento para meditar. Posiblemente, lo que necesitas es dormir; esto solo lo vas a saber si escuchas tu cuerpo. Igualmente, hay muchos tipos de meditación diferentes o actividades que te permiten bajar el estrés, aumentar enfoque o desarrollar tu crecimiento personal, como el mindfulness, deportes, las artes, masajes, etc. a las que puedes recurrir si te hace falta.

El renombrado psicólogo Carl Jung expresa que la resistencia, si es presentada en terquedad, puede ser una señal de alerta que a merita atención. Que la cura, la medicina que a muchos sana, no todos pueden tomar (C. Jung, “Memories, Dreams, Reflexions»).

A mi manera de verlo, la formula para comenzar una nueva practica de conciencia es teniendo curiosidad, verlo como un juego (juego honrado) y hacerlo como si uno estuviera enamorado. Con amor, uno enfrenta las experiencias con compasión y coraje.

Estrategias para comenzar a meditar 

Antes de encontrar trucos que me ayudaron a negociar con mi mente astuta, yo procrastinaba y era totalmente inconsistente con ir al gimnasio.  Yo quería y necesitaba hacer ejercicio, no tanto para verme bien, sino por mi salud. Por indicaciones explícitas de mi fisioterapeuta, era de suma importancia que yo siempre fortaleciera los músculos de mi pierna derecha después de mi parálisis en el año 2007. 

Uno de los trucos fue repetir mi “mantra” estrella, el que me idee cuando pase por mi crisis salud en el 2007. (Se puede entender por mantra como una frase mnemotécnica con poder psicológico y o espiritual que da poder). 

«Pónselo fácil al cuerpo para que se recupere”

Mi estrategia para hacer ejercicio, ponérmelo fácil para ir al gimnasio, consistió en: escoger el gimnasio mas cercano a casa o trabajo; plantearme ir solo por treinta minutos o cuarenta y cinco máximo; meterme en una clase divertida dentro del gym la primera semana que tuviera interacción con otras personas; llevarme almendras o pasas en caso de ataque hambriento.

Yo creo que si te lo panes fácil para realizar un cambio, el cuerpo y la mente soltaran un poco la tension natural que se crea por el esfuerzo extra que hay que hacer cuando comienzas algo nuevo. Luego que has creado el momentum, los resultados positivos que observas en tu vida te motivaran automáticamente para continuar meditando diariamente.

Haciendo de la meditación parte de nuestro día

Es decir, si meditar es algo que te interesa experimentar, en vez de imaginarte que tienes que hacer una hora para ver resultados, simplemente proponte como prueba: 

  1. Empieza con meditaciones de cinco minutos al día con una práctica que te atraiga.
  2. Si te sientes muy agitado o inquieta, estirarte un poco, sacude las manos y rebota suavemente como los deportistas en las olimpiadas antes de arrancar la carrera (para bajar la adrenalina).
  3. Coloca una alarma diaria a la misma hora en el teléfono que haga el trabajo por ti de acordarte.
  4. Hazlo a una hora que te sea fácil quedarte alerta (no dormirte). A mi me funcionó en la mañana, poner la alarma 5 minutos antes de la hora que debía pararme. Otra al medio día después de comer, o antes de acostarme.
  5. Prueba el plan por un mes, realiza ajustes necesarios. 
  6. Prémiate por lo logrado.
  7. Perdónate por lo que no hiciste ayer y continua. 

La buena noticia es que la ciencia ha comprobado que los beneficios de la meditación son acumulativos. Y así como los resultados de ir al gimnasio se ven reflejados en el espejo después de tres meses (yendo todos los días!), con la práctica de la meditación, tu nivel de relajación, tu energía, tu sueño, relación con tu mente, cuerpo y espíritu van a ir mejorando. Y si no observas nada, esta bien, vívelo como un experimento. Habrás tenido, en ese caso, un entrenamiento de disciplina y enfoque, que son conocimientos esenciales para alcanzar las metas de tu vida.

Recursos de Meditación y Mindfulness:

Meditación La Observación de los Pensamientos del Dr Jan Moller:

  1. Download: Dr. Jan Moller meditación La Observación de los Pensamientos – click aqui.
  2. Nota: Para guardar el audio en tu dispositivo, luego de abrir el link, haz click derecho sobre la barra gris del audio para que aparezca un menú desplegable y selecciona guardar.
  3. Para más audios del Dr. Jan Moller, meditaciones guiadas, música para meditar y cursos de Mindfulness en español podrás conseguirlos en el app Insight Timer haciendo clic aquí.
Dr Jan Moller Meditation Music
Ir a meditaciones guiadas
Entendiendo-la-resistencia-a-meditar
Entendiendo la resistencia a meditar en audio.
Te veo en la cueva!

Leer más…